Cala de illa petita

Se fondea junto a la pequeña cala que se abre en el extremo sureste de la Illa Petita d’Addaia, sobre 8 m de fondo. Desde aquí se inicia un suave descenso hacia al Noreste, y pronto se encuentra una pared de roca desnuda que cae hacia los 12 m hasta una zona de guijarros situada a 18 m de profundidad; aquí es posible explorar un conjunto de rocas entre las que se abre un túnel a 18 m. Algo más hacia el Norte, se observa también una enorme roca que asciende desde los 22 m hasta los 15 k. Tras pasar junto a unas manchas de posidonia salpicadas de rocas, se llega a un paisaje rocoso que se precipita desde los 20 hasta los 30 o 34 m de profundidad. Después de visitar esta zona llena de vida, se regresa hacia el Sur hasta alcanzar la pared de levante de la cala, que luego hay que seguir hacia el fondeo, manteniéndola a la izquierda. Al bucear junto a esta pared, a 10 m de profundidad se atraviesa un corto túnel de unos 5 m de longitud, y algo más adelante, otro túnel de unos 2 m de longitud, situado a 6 m de profundidad, muy próximo ya a una zona de grandes bloques que se alzan justo a poniente del fondeo. De la numerosa fauna que se puede resaltar la presencia de coral rojo en el interior de los túneles y también bajo las rocas profundas, a partir de los 30 m, además de los omnipresentes pulpos, morenas, meros, corvallos, serviolas, etc. Una manera de conocer las especies que durante el día se esconden en los orificios de las rocas es probar una inmersión nocturna, que en este punto encuentra un marco ideal. Otra ventaja que ofrecen los fondos de la Cala de la Illa Petita es que permiten realizar inmersiones relajadas, donde cada buceador controla la profundidad que quiere alcanzar.