COVA D’EN PENTINAR

Este punto se encuentra junto a un entrante de la costa, a poniente de la punta Pentinat, en la zona conocida por la presencia de la cueva de S’Esbrufador y la cueva de Ses Bruixes. Se fondea la embarcación dentro de esta pequeña cala, sobre unos 9 m de agua. En el fondo, el paisaje está dominado por grandes bloques rocosos que se extienden entre los 20 y 25 m. El atractivo principal de la inmersión es la visita a una cueva cuya amplia entrada, de unos 20 m de ancho, tiene su base encajada a 15 m de profundidad, y el dintel, a 4 m.

FONDO ROCOSO
Esta abertura da paso a una cavidad que penetra a unos 30 m en la roca y que presenta una cámara de aire de unos 3 m de diámetro. Al entrar a la cueva, a la derecha se observa un pequeño túnel que, tras un corto recorrido, conduce de nuevo a la cueva. En la parte final de la gruta, de nuevo a la derecha se abre una galería que se estrecha progresivamente y que no tiene salida; en cambio, en el extremo de la izquierda se abre un nuevo túnel de 8 m de anchura y que, en realidad, constituye una segunda salida de la gruta, a unos 10 m de profundidad. La visita a la cueva es sencilla, pues siempre entra luz exterior, y en su interesando fondo rocoso pueden hallarse cangrejos, nudibranquios, gambitas, algún congrio, etc. En el ascenso nos encontramos con diversas especies, como morenas, meros y langostas.