Llosa de ses formigues

La Llosa de Ses Formigues se extiende hacia el Norte desde el extremo septentrional de la illa Petita d’Addaia, en dirección a la Llosa d’Enmig. Para visitar estos escollos se fondea junto a la pared norte de la Illa Petita, sobre unos 5 o 6 m del agua. Bajo el fondeo se encuentra una plataforma rocosa que se extiende entre los 5 y los 12 m de profundidad; sobre esta plataforma, de gran luminosidad debido a su escasa cota, dominan las rocas y destaca la presencia de un arco rocoso e el que suelen encontrarse cigalas.

Arenales y posidonia
El límite de la plataforma es una pared vertical que cae desde los 12 m hasta los 24 - 26 m de profundidad, lugar donde el fondo está repleto de posidonia y playas de arena. La inmersión consiste en dirigirse hacia levante desde el fondeo, hasta encontrar la pared submarina, cuya base, situada a 24 o 25 m, se recorre siempre a la izquierda mientras se rodea su perímetro en sentido contrario al de las agujas del reloj. Cuando la reserva de aire lo aconseje, se remontara la pared hasta la parte alta de la plataforma, donde acaba la inmersión. Este paseo permite el encuentro con muchas morenas que se refugian entre los pliegues y las grietas de la pared, así como pulpos, cigalas, numerosos sargos, meros, a veces espetones, etc. Excepcionalmente, se han visto atunes. En esta zona pueden presentarse corrientes cuando sopla viento de levante.