ILLA DE SES ÀGUILES

La illa de Ses Àguiles emerge a 200 m al este de la Illa Gran d’Addaia. En su máxima longitud, la isla se alarga casi 200 m de suroeste a noreste. El fascinante aspecto del puerto de Addaia recuerda un gran rio, un fiordo propio de otras latitudes, bordeado por paredes rocosas cubiertas de vegetación. El puerto esta enclavado en el interior de una cala profunda y resguardada, que resulta un principio y un final perfectos para una jornada de buceo. Sus características lo convierten en uno de los puertos más seguros de Menorca, y durante siglos ha sido considerado un buen abrigo, como atestiguan los vestigios y restos encontrados bajo sus aguas.

FONDO MARINO
El fondo de la illa de Ses Àguiles incluyen una completa serie de paisajes submarinos: praderas de posidonia, paredes submarinas, pendientes rocosas, barras de coralígeno que acaban en la arena, cuevas… etc. Por sus dimensiones, resulta difícil dar la vuelta completa a la isla en una sola inmersión. Fondeamos junto al extremo sureste de la isla, sobre unos 6 m de agua. Bajo el fondeo, el abrupto perfil submarino forma una pendiente rocosa que cae hasta los 15 m de profundidad, donde la pradera de posidonia se hace dominante entre algunas manchas de arena. Asomando entre la posidonia se descubren numerosas nacras, muchas de gran tamaño.

DOS PEQUEÑAS CUEVAS
En los fondos de este sector del islote se abren dos cavidades de pequeñas dimensiones: la primera se encuentra a 9 m de profundidad y tiene un fondo de arena que se adentra en la pared; la segunda cueva, más ancha, tiene unos 2 o 3 m de diámetro y penetra en la roca 10 m, a una profundidad de 14 m. en el interior de ambas cuevas habitan reyezuelos y pequeños crustáceos

MURALLA SUBMARINA.
El paisaje submarino que rodea la isla se caracteriza por una pared vertical y lisa que cae hasta los 14 m, aunque en algún momento del perímetro puede precipitarse hasta los 25 m. en esta caída hacia los 25 m, se localizan abundantes conjuntos rocosos que cobijan a una numerosa fauna, entre las que destacan las morenas, los pulpos, meros, langostas, serránidos, espáridos y serviolas.

ABUNDANCIA DE ESPETONES.
En los fondos de la isla de Ses Àguiles se observan grandes bancos de espetones que patrullan las limpias aguas en busca de alevines de bogas y sardinas, y se desplazan sobre las pendientes rocosas y las praderas de posidonia.