MONTAÑA MALA

La Montaña Mala es una solitaria seca que se extiende frente a los acantilados de Sa Falconera o de Sa Montaña Mala, al levante del Cap Gros. Esta impresionante formación rocosa se alza desde un fondo de arena de 40 m de profundidad, hasta llegar a los 20 m de la superficie. La piedra presenta poco recubrimiento, y sus paredes desnudas se repliegan adoptando formas curiosas y creando canales estrechos y profundos que sirven de refugio a numerosas especies. A lo largo de la exploracion de estos fondos, se disfruta del encuentro con la fauna más diversa: cigalas, langostas, sargos, corvinas, rascacios, algun mero, espetones, serviolas, liebres de mar, etc. Además, sobre la arena de las partes mas profundas, se pueden ver salmonetes, lenguados y otras especies.

MAYO, LA HORA DE REPRODUCIRSE.
Se trata de una zona muy interesante por lo poco frecuentada que es, aunque hay que tener en cuenta la presencia de corrientes que pueden ser fuertes. A veces, el lugar puede parecer despoblado, y otras, llena de vida. En mayo, en las zonas menos profundas y en las praderas de posidonia, observamos diversas rayas y aguilas de mar que acuden alli a reproducirse